Les gusta mi poesía

jueves, 7 de octubre de 2010

Hormigas en el asfalto

Acabo de regresar de un miniviaje a Madrid, mi muy querido Madrid, y sus calles y sus gentes me han traido a colación este poema:

Como hormigas en el asfalto
Perdidos en la gran ciudad
Deambulando por la vida
Buscamos la libertad

La libertad no se toma,
La libertad no se dá,
El hombre nace con ella
Formando una unidad.

Entonces, ¿porqué se busca?.
Porque es fácil de perder,
Por orgullo o vanidad,
Por envidia o cobardía,
Por propagar falsedad,
Por vivir sin gallardía,
Por miseria o necedad
Y otras patologías

Por eso sale a buscarla,
Pues necesita de ella
Pues su carencia le enferma
Le hiere, le zarandea
Le produce sobresalto
Cual hormiga en el asfalto

12 comentarios:

♥ Sussy* dijo...

Simple mente Bello* Querido amigo*
Me encanto leer tu hermoso* poema

La libertad no se toma,
La libertad no se dá,
El hombre nace con ella
Formando una unidad.

Gracias por compartirlo
Besos y abrazos! q tengas un excelente y lindo dia* Hasta siempre. (:

Enrique Rojas Guzmán dijo...

Es cierto, el hombre nace con ella y con el miedoa perderla.

Saludos desde Chiclana

Luis dijo...

Hola José María:
Un grito a la libertad, siempre es magnífico, pero ¿realmente sabemos que es?
Sentirnos libres nos tendría que hacer completamente felices y, por desgracia, no somos capaces de conseguirlo.
Tu poema, como siempre, muy acertado.
Feliz fin de semana,
Luis

Belkis dijo...

Que cierto lo que aquí de manera tan rítmica expones. Muchas veces parecemos hormigas en el asfalto detrás de no sé que, porque todo lo que verdaderamente vale lo llevamos a cuesta.
Que facilidad tienes para la rima.
Disfruto estas visitas.
Te dejo un beso

DEMOFILA dijo...

Bonita oda a la libertad, que nunca depiéramos perder, pero que desafortunadamente, como dices en tu magnifico poesía, se suele perder por todas las cosas que detallas en ella e incluso por dinero, porque cuando nos vendemos por dinero o por prevendas estamos perdiendo nuestra libertad y nuestra dignidad.
Como siempre tengo que darte las gracías por las palabras que me has dejado en mi blog, querido amigo.
Besos, hasta pronto

Dani7 dijo...

Tan grande es el ansia de libertad, como el miedo a perderla.

Tu poema dice mucho más de lo que muestra.

Un saludo amigo.

Carmen dijo...

He visto Madrid en tu poema, yo también encontré muchas hormigas sobre el asfalto de aquellas calles interminables.

Bienvenido a tu otra casa. Un beso.

tangai dijo...

Pues de buena gana me hubiese dado un paseíto contigo, que me lo conozco muy poquito.
Acertado retrato el que haces.
Un abrazo.

Equilibrista dijo...

sería tan difícil de definir la libertad... según con qué se mida... hasta qué punto somos libres del sistema nosotros, estas hormigas... podemos elegir y liberarnos, cambiar de aires, fundirnos con la naturaleza... pero hay tantos condicionantes... ¿nos maneja la reina del hormiguero?

reflexivas letras, GS

DEMOFILA dijo...

Hola, querido amigo, ya me siento hija predilecta por haber nacido en Marbella, no necesito que me nombren.
Si quieres ver que Marbella es bonita ven y la conoces personalmente, yo no tengo que demostrar nada, porque es preciosa.
un beso de una marbellera orgullosa de serlo.

Dialogotomía dijo...

Exacto. Aquí vivimos como hormigas sin darnos cuenta de nada, ni siquiera de que no tenemos libertad.

Aún así, José María, no creas que el hombre desea aquello que pide. Si le das al hombre la verdadera libertad entrará en una especie de pánico existencial. El hombre necesita que le digan lo que tiene que hacer, cuando lo tiene que hacer y hacia dónde tiene que ir, por desgracia. Porque cuando estos requerimientos desaparecen de su vida, no sabe qué hacer.
Ataditos y bien ataditos, pero eso sí, siempre clamando por la libertad.
Pues ahí la tienes, cógela.
Pocos se atreven.

Ya habló de ello Erich Fromm en su "Miedo a la libertad".

Saludos.

J.M. Ojeda dijo...

Hola!
Y lo curioso del tema es que realmente la libertad, la tenemos todos y cada uno de nosotros.
Solo falta quererla como a nosotros mismos, no mas...

saludos de J.M. Ojeda.