Les gusta mi poesía

jueves, 21 de octubre de 2010

El peregrino

Dedicado a toda esa gente que anda por los caminos, ajenos a crisis y a los problemas del mundo, porque se enriquecen con su mundo interior. !Qué envidia les tengo!:




Enhebrando las costuras de la vida,
Remachando cicatrices y heridas
Transcurre el peregrino su camino
Con un poco de pan y algo de vino

Con esa compañía y unos libros
Que él siempre procura tener a mano,
Solamente se ocupa de lo humano
Cuando el recuerdo aflora importunando

Recuerdos de otra vida, de otra gente,
De seres muy queridos que se fueron,
De otros que alejándose perdieron
El contacto y la fé, siempre exigente.

Entonces, sin quererlo,
Una lágrima desliza en su mejilla
Y busca el peregrino alguna silla
Donde descansar, en vano, sus problemas

Pero el cansancio arraiga en sus venas
Es de tiempos pasados
Tiene raíces
Y el cansancio persiste,
Lo predice.

Así que, tras un corto intervalo,
Continúa,
El camino es siempre fiel amigo
No importa la distancia ni el destino
El solo busca paz,
Su pan, su vino

12 comentarios:

Cornelivs dijo...

Y no eres el unico...

Un abrazo, amigo.

tangai dijo...

Envidia sana me produce el que libre vive,
las horas le bendicen, y no le estresan, los rayos del sol y la luna le besan.

El que come un trozo de pan y se alimenta del corazón...

Evocador el sentimiento provocado, amigo.
Ha sido como mirar por una ventana y extasiarse con el vuelo de una gaviota, y perseguirla con los sueños, y preguntarse... ¿y por qué yo no?

DEMOFILA dijo...

El peregrino hace el camino, aunque los recuerdos le importunen, es el camino de la vida, el que hacemos todos, con los recuerdos como equipaje y el futuro esperándonos, al final todos tenemos el mismo destino.
Bonita oda al peregrino de la vida, que somos todos.
Besos, querimo amigo, hasta pronto.

Gitana dijo...

Yo pienso que todos llevamos dentro ese peregrino que es también algo artistón. Que camina por la vida, porque a fin de cuentas la vida es un camino a recorrer, incluso a veces, con paradas necesarias para recobrar el sentido.

Gracias por este poema.

Dani7 dijo...

Yo también pienso como la gitana, dentro de cada uno hay un viajero, que busca y que se llena de los pensamientos que tan bien has sacado tu a la luz.

Como siempre una gran sensibilidad.

Un abrazo, amigo.

Enrique Rojas Guzmán dijo...

La austeridad, querido amigo, es el camino más fácil para alcanzar la felicidad.
Me encantó el poema-homenaje al caminante (que hace camino al andar)

Un saludo, paisano

DEMOFILA dijo...

Hola, querido amigo, no, no le haré caso a mi mente, porque a veces me juega malas pasadas, aunque no creas, muy pocas veces está en silencio, es muy ruidosa.
No te preocupes, mientras pueda, continuaré sacando lo que escriba, bueno o malo, no sé, lo que me venga a la mente, ya me dirás cuando lo saque, eres un buen crítico.
Besos, hasta proto, querido amigo.

Luis dijo...

Hola José María:
Todos somos un poco peregrinos en nuestro camino...
Unos conscientes , otros inconscientes, pero todos vagamos buscando alguna luz...
Feliz fin de semana,
Luis

el piano huérfano dijo...

La paz, todos los caminos requieren aquella paz inalcanzble a veces; si no sabemos conformar y vivir la vida.

muy bonito te salió esta poesia yo me fui con el viajero

abrazos querido amigo

Carmen dijo...

Yo también les envidio, necesitan tan poco y tienen tanto...te envidio también a ti, porque tu fuente de inspiración es inagotable.

Con mis envidias sanísimas...un abrazo.

Equilibrista dijo...

Busca su paz, la paz consigo mismo, se enfrenta con las dificultades del camino (mejor si lo hace él mismo), se alimenta de todo lo que le rodea... viviendo así, le hacen falta pocas cosas... su pan, su vino

un abrazo, compañero

Pamela dijo...

Qué hermosos versos José María: he llegado a través de Cornelivs, y espero continuar leyéndote. Un gran abrazo desde el Sur