Les gusta mi poesía

viernes, 13 de marzo de 2009

Ese paraguas viejo

A veces tenemos trastos en casa que no nos sirven para nada...pero kes tenemos cariño por lo que representaron en su momento, este es el caso de un viejo paraguas..

Ese paraguas viejo y sin varillas
Que olvidado dejaste en una silla
Me protege hoy a mí del aguacero
Que derrama a diario el desconsuelo

Es necio que una cosa tan sencilla
Sirva para paliar mis pesadillas
Pero me aferro a él con insistencia
Para que me conforte en tu ausencia

Es en verdad, un trasto, algo que sobra
Que si quieres abrirlo necesitas
Ejercer complicadas maniobras
Que consigan abrirlo aunque resista

Ya no nos quita el sol, ya no dá sombra
Parece rescatado de una obra
Como si yo fuese un vagabundo
Recogiendo miserias de este mundo.

Pero a mi me consuela, me acompaña
Que sea viejo y torpón, nada le empaña
Me acerca tu recuerdo, tu presencia
Parece que olfateo en él tu esencia

Yo sé que le tenías gran estima
Procurabas llevarlo siempre encima
Es por ello que a mí también me sirve
Y lo llevo conmigo, si he de irme.

Ese paraguas viejo y sin varillas……


José María

8 comentarios:

REIKIJAI dijo...

Si no te mojas… úsalo.Es evidente que dejo buenos recuerdos.José Maria,hermosos versos.Besitos. Silvi.

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

...Además no hay que ser un paraguas para ser un viejo trasto inútil... muchas veces.

Pedro dijo...

Creo que todos tenemos paraguas como ese en algún rincón olvidado... pero siempre termina saliendo a la luz cuando menos lo esperas.

Carmen dijo...

Imposible ahora mirar un paraguas con indiferencia...por tu maravillosa manía de darle importancia a lo más trivial.
Beso.

el piano huérfano dijo...

he vuelto parte por ser parte de donde escribes tu
gracias eres genial siempre

a mi personalemnte me gusta notar las gotas sobre mi piel,pero no es buena idea paso el invierno resfriada

un beso

Miss Seven dijo...

Mi paraguas! :p

Vilma Fontana dijo...

Muy lindo poema y muy lindo tu blog. Te invito a que visites mi Antología Literaria. Saludos

Equilibrista dijo...

Un paraguas que abriga de buenos recuerdos, y que protege contra las pesadillas merce un poema como éste...