Les gusta mi poesía

miércoles, 12 de febrero de 2014

Impulso homicida



Tenía yo una mañana relajada y tranquila, por eso me extrañó más lo que sucedió después y que voy a narrar para conocimiento de mis lectores, por si acaso alguna vez pasan por un trauma parecido.

Me levanté inusualmente tarde, quizás porque la persistente lluvia nocturna me había convencido de la inutilidad de salir a realizar mi acostumbrado paseo matinal. Con tiempo por delante, atendí mis labores higiénicas, me preparé un copioso desayuno y, a falta de paseo, disfruté de la mañana escuchando música clásica que es otra de mis aficiones favoritas y leyendo correos electrónicos que se me habían acumulado durante mi reciente viaje en el que había desatendido por completo mis contactos cibernéticos.

A eso de la una del mediodía, al ver que clareaba la mañana, decidí acercarme al Bar Tomás, donde solía coincidir con algunos amigos y charlar un rato de nuestras respectivas aficiones (fútbol, cine, lectura…). Sabía que era temprano, pues ellos no aparecen antes de las dos ya que todavía tienen obligaciones laborales que les esclavizan, cosa de lo que yo me había liberado al jubilarme, pero mientras llegaban, gustaba de leer el Diario y ponerme al tanto de las noticias locales. Pedí a Tomás una cervecita y unas “papas aliñás” a las que su mujer les sabe dar un toque muy especial, y me apoyé en la barra abstrayéndome de las conversaciones de los otros parroquianos.

Al poco rato, llegó ella, morena, muy morena, largas piernas, ojos grandes y queriendo llamar la atención claramente. Para mi desdicha se fue a colocar a mi lado, lo cual hizo que mis sentidos se alertaran porque sabía que este tipo de personajes siempre acaban produciendo problemas. Se acabó la tranquilidad, pensé mientras decidía si cambiarme de sitio, pero la barra estaba al completo y  no soy amigo  de sentarme en los bares. Por otro lado, mi orgullo me decía que no podía ceder en retirada, cuando todavía no se había iniciado el ataque.

Sin embargo, en mi interior algo estaba cambiando, la adrenalina o la bilirrubina me estaban llevando a un estado preocupante, pues incluso sentía ganas homicidas. Esta situación, que ya la había sufrido en otras ocasiones, había llegado a comentárselo a mi médico, quien le había restado importancia y me recomendaba que me relajase y controlase la respiración como único remedio. Intenté, por ello, concentrarme y respirar profundo, pero yo notaba que mi mano derecha se tensaba y agarraba y estrujaba el periódico ya doblado con inusitada fuerza.

Mientras tanto, ella me había rodeado y pasado de derecha a izquierda, como queriendo cortar cualquier intento de huida, que seguramente había detectado en mi extraño comportamiento. Parecía interesarse en mi ración de “papas”, que aunque ya menguada todavía quedaban restos en el plato, pero esto solo era una distracción pasajera, pues al instante, sentí que me rozaba la mano izquierda y fue como una descarga eléctrica en mi sistema nervioso.


No pude esperar más, sin vacilación posible enarbolé con la derecha el periódico doblado y lo descargué sobre su cabeza, con la mayor fuerza que pude arrojar en el movimiento. Al instante comprendí que ya no había que temer nada, la mosca estaba aplastada en la barra del Bar Tomás, todo volvía a la calma previa a su llegada, todo excepto mi control personal que una vez más había quedado hecho trizas.

6 comentarios:

DEMOFILA dijo...

Hecha trizas me has dejado a mi, vaya maña que te das con las historias que tienes al que la lee en tensión hasta el final que no te lo esperas ni en sueños.
Un abrazo y felicidades por tan genial entrada.

La Gata Coqueta dijo...



Mantén los ojos fijos en las estrellas
y la esperanza floreciendo en el corazón,
mientras los sueños que persigues
se adhieren al seno de la ilusión…

Te envío un abrazo desde la distancia
con la mano puesta en los sentimientos,
para desearte un magnifico miércoles!!

Atte.
María Del Carmen


DEMOFILA dijo...

Hola José María, siempre tan cumplidor correspondiendo a mis visitas puntualmente desde que comencé en este mundo de los blogs hace casi cinco años.
Seguro, que como dices, me puedes presentar a unas cuantas personas que se adapten al personaje de mi poesía, existen en la realidad.
Te refieres a la belleza interior que es la verdadera, sí que lo es, pero no la compares con la mía, no me conoces lo suficiente como para saber como soy en mi interior.
Besos, te deseo lo mejor.

La Gata Coqueta dijo...



Hola amig@, ¿Como estás?
Hoy he pensado en ti, y mirando al cielo le he preguntado a Dios:

¿Cómo es que creas personas tan especiales?
Y él me respondió: no son personas, son mis mejores ángeles…!!

¡¡Feliz fin de semana
llena de benciciones para ti!!

Atte.
María Del Carmen


DEMOFILA dijo...

Buenas noches José María, aquí estoy de nuevo para agradecerte tu visita y tu cariñoso comentario.
Dices que mi entrada te ha hecho reflexionar, ultimamente parece que mis entradas hacen reflexionar, no sé por qué será.
Si realmente tienes un pasado que te atormenta creo que eres el mejor para dar consejo, porque sabes lo que es y qué se siente en estos casos.
Si has dejado tu pasado por un presente mejor puedes olvidarlo y vivir intensamente lo que tienes ahora, es lo más normal y así tendrás toda la felicidad.
Sí que puedes opinar de las personas y creo que sí que me conoces a través de mis escritos, eres el primero que me visitó y me comentó, son muchos años y creo que somos amigos aunque no nos hayamos visto nunca "in person".
Un abrazo de esta amiga marbellera.

La Gata Coqueta dijo...



No hay que tener miedo de hacer lo imposible,
aún cuando los demás no piensen
que lo podremos lograr.

Recordemos que la historia está repleta
de logros increíbles alcanzados
por aquellos que fueron lo suficiente decididos,
para creer en sí mismos.

Un abrazo de sencillas flores
Para finalizar la semana
Con aromas de primavera…

Atte.
María Del Carmen