Les gusta mi poesía

martes, 2 de agosto de 2011

La crisis

Ahora que tanto se habla de "crisis", extraigo este texto escrito hace unos años, cuando empezaba este monumental caos, en el que intento reflejar lo que de verdad es una crisis...todo lo demás son pamplinas


Ricardo estaba preocupado por Juan, su entrañable amigo y compañero de curro. Hacía tres días que no asistía al trabajo y, que Ricardo recordara, era la primera vez que se producía una ausencia tan prolongada, pues Juan sería un tipo muy juerguista y trasnochador, ahora bien, para cumplir en el curro era siempre el primero. Así que, aunque le daba cierto corte, decidió llamar a su casa a ver que le ocurría.

Se puso Matilde, su mujer, a la que Ricardo conocía solo del día de la boda y por lo tanto no tenía con ella mucha confianza, pero suficiente para preguntarle por Juan “es que como lleva tres días ausente, pues me pregunto si estará bien o si necesita algo”.

Matilde, muy correcta, le agradeció su interés, pero no fue muy explícita en sus explicaciones, se limitó a decir “lo está pasando muy mal, es por esto de la crisis, pero esperamos que en unos días se le pase u vuelva a la normalidad. Le diré que has llamado, gracias por tu interés”. Ricardo se quedó sorprendido por la respuesta, pero no quiso indagar más, en la espera de que pronto recuperaría a su amigo y se explicaría todo.

Pasaron varios días y, una tarde, se topó con Inés, la hermana de Juan, a quien conocía de cuando estaban solteros e iba a casa de sus padres. Aprovechó para preguntar por él. Inés pareció incómoda con la pregunta, pero, pese a ello, le explicó “Mira Ricardo, la verdad es que no se lo quieren decir a nadie, porque pensaban que era algo pasajero pero pasan los días y no parece recuperarse. Es la dichosa crisis esa que le tiene doblao”. Una vez más Ricardo se quedó atónito, pero que podía decir, ¿la crisis?, joder, ya se sabía que la cosa estaba chunga, pero todos lo soportaban con estoicismo, no había que magnificar los acontecimientos, además tampoco se sacaba nada con ello.

Le estuvo dando vueltas otros días, y finalmente se decidió a hacer una visita al domicilio de Juan. Si estaba inmerso en una depresión, lo mejor eran los buenos amigos, y a ser posible salir a tomar algo por ahí, seguro que eso le sentaría bien.

Así que, sin más preámbulos, se dirigió a casa de Juan, con una botellita de whisky que previamente compró, esperando sirviera para endulzar su misión. Le recibió Matilde, que no se sorprendió de verlo, y le dijo “Pasa, pasa al salón, está ahí viendo la tele, así se pasa horas”. Animado por el recibimiento, Ricardo entró el salón y saludó a Juan efusivamente “Coño, tío, me tenías preocupado, pero veo que estás hecho un pincel, eh?”. Juan le sonrió y se puso en pie para saludarle, pero entonces, cayó en redondo agitándose con fuertes convulsiones y babeando por la boca. Matilde entró precipitadamente a atenderle, mientras le decía “Lo siento Ricardo, pero en cuanto se retrasa la medicación, vuelven los ataques, estamos desesperados, no dan con ello, no sé como acabará esto”.

Ricardo salió acongojado a la calle. Ahora comprendía que realmente su amigo del alma “estaba en crisis”.

6 comentarios:

María del Carmen dijo...

eS ASÍ EN REALIDAD,. A PESAR QUE QUISIERAMOS QUE FUERE DIFERENTE.

sE ESTA BIEN MIENTRAS DURA LA MEDICACIÓN... ES DECIR SE CALMA.... SE TAPAN SINTOMAS PERO LA CURA?

DE SEGUIR ASÍ SIN INVESTIGACIONES PARA CURAR EN LUGAR DE REALIZARLAS APRA VENDER MAS MEDICACIÓN, TENDRÍAMOS UNA HUMNIDAD MEJOR.
pERO ELLO NO INTERESA A CIERTOS SECTORES... ENTONCES SIGAMOS CON PALIATIVOS Y MEDICINA NATURAL.

MUY BUEN POST.

HOY


Vengo a puro tango
A decir al compás
Del dos por cuatro,
Que la Cumparsita
Suena ya y comienza
El baile…
De modo distinto…
Pasen… pasen
Están en sus casas,
En la casa la abuela Matilde
Le esperan arrollado de chocolate
Y una dulzura como regalo;
En alma calma
Una vela encendida
Por los que están e idos;
En pan con susurros
Una nenúfar y su decir,
En camino al horizonte
La llave de los cielos
Y contemplación …
Un set y nuevas
En new art deco,
Y en cosecha de sentires
Les aguarda una
Gala de premios y Regalos.
Entre reflexiones
Leyendas , recetas,
Pinturas y pensares
Les recibo con mi ser
Apuro sentir.
Les espero y dejo mi huella con semillas de paz.
Marita García
Ir a: www.cuerposanoalmacalama.blogspot.com

Y de ahí sigue el viaje.

DEMOFILA dijo...

Después de mucho tiempo ausente en tu blog, leo un entrada que me viene al pelo, he tenido una gran crisis que aún colea.
Llevas razón mucha medicación pero poca investigación sobre estos males del alma y de la mente que me han quitado las ganas de scribir y de bloguear, estoy poco inspirada, espero recuperarme pronto del todo, me está costando trabajo.
Besos de tu amiga de Marbella

Belkis dijo...

Pues que razón tienes, esas si que son crisis que te dejan varado en mitad del camino. Te impiden continuar tu dia a dia. Vale la pena leer estas cosas para poder comparar y agradecer por lo que tenemos.
Un placer leerte.
Un abrazo

♥ Sussy* dijo...

muy buena entrada
tienes mucha razon!
siempre es un gusto pasar a leerte amigo, tengo un premio para ti en mi blog! muchos besos y abrazos feliz dia.

MTeresa dijo...

Pues si,
muy adecuada la moraleja
y el ejemplo,
hay que mirar el ombligo,
un besote

Dani7 dijo...

Hola José María, muy buena tu entrada, y es que contra los males cualquier crisis es nada.
Y esas son las dificiles de erradicar, no existe prima de riesgo a la que echar la culpa ni especuladores furibundos.
Deseando que estas Crisis se mantengan lejos de nuestros mercados te mando un saludo y otro a Pilar, y que vaya muy bien el verano.