Les gusta mi poesía

viernes, 18 de septiembre de 2009

Tiempos de cambios

Remodelando las horas
Horas de rutina y tedio
Te dió por contar segundos
Segundos, nunca primeros
Primeros sueños del alba
Alba que eleva las almas
Al más genuino pueblo
Pueblo que aunque descansa
Descansa, pero no duerme,
Duerme cuando el sol calienta
Calienta sus sentimientos
Sentimientos que rebosan
Rebosan de paz y miedo
Miedo por no tener paz
Paz, ésa que nunca tuvieron
Tuvieron años de lucha
Lucha y saña entre hermanos
Hermanos del mismo padre
Padre de todos los hijos
Hijos que entonaban cantos
Cantos que sonaban fieros
Fieros cantos de victorias
Victorias que no lo fueron
Fueron mas bien el origen
Origen de rencor, dolor… miedo


Redecorando el destino
Destino, que no el futuro
Futuro que queda lejos
Lejos de todos los hombres
Hombres que no se atrevieron
Se atrevieron a otras cosas
Cosas que nada valieron
Valieron mas no cambiaron
Cambiaron por algo incierto.


Rediseñando horizontes,
Horizontes de alegría
Alegría, paz y dicha
Dicha queda la esperanza
Esperanza de que el cambio
Cambió por los nuevos sueños
Sueños hechos realidad
Realidad, que se construye.

Remodelando…
Redecorando…
Rediseñando…
¡el tiempo!

José María

12 comentarios:

Silvi (reikijai) dijo...

...Hijos de un mismo padre,que alguna vez,se comportarón como tales;que gran verdad.Besitos. Silvi.

Anónimo dijo...

Me gustó. Creas un ritmo de excitación y agonía que se comparte.
Besos
Anatxu

Pedro dijo...

Ana tiene razón, te ha salido un poema con un ritmo endiabladamente sublime, además del montón de verdades que transmite.
Te has lucido, vamos.

el piano huérfano dijo...

Me gusta el poema, el mensaje la sabiduría que siempre, siempre trasimtes, y las grandes verdades que encuentras la forma como escribirlas en poema

bendito seas!!!

abrazos y gracias por compartir

Quidquid dijo...

Hola José María:
Un bonito encadenado que muestra mensajes claros.
Muy chulo!
Buen fin de semana,
Luis

Cornelivs dijo...

Me ha gustado muchisimo este encadenado.

Estupendo.

Feliz fin de semana...!

DEMOFILA dijo...

Como siempre, genial, como tú.
Esta poesía solo puede salir de tu cosecha, encierra muchas verdades, sabes transmitir lo que sientes, y lo haces sentir a los demás.
Un beso de esta amiga, a la que le gusta visitarte siempre que puede.
Hasta pronto.

Anónimo dijo...

Pues sí señor, encabalgamientos que crean un buen ritmo y un broche de palabras para cerrar el poema acordes y necesarias.

DEMOFILA dijo...

Por supuestisimo que hay que envejecer con dignidad, yo no me encuentro muy lejos de ese colectivo, la dignidad es lo más importante que tenemos en la vida, junto con la libertad.
No creas que a todos de jovenes nos han dado las mismas oportunidades, yo no las tuve, no pude estudiar porque, en mi época, las mujeres no se podían ir solas a estudiar fuera; me lo he tenido que currar todo en la vida, y mi adolescencia no fue de lo mejor de mundo.
He procurado no cometer el mismo error con mis hijos, los respeto y me respetan, somos complices y amigos, y nos queremos, somos un familia unida.
Besos, me alegro que te haya gustado mi entrada, con ella he querido rendir un homenaje a nuestros mayores.

Carmen dijo...

Más de lo que se ha dicho; el ritmo y la encadenaciòn de palabras hacen de éste, un poema muy especial. A mí me ha encantado. Besos.

DEMOFILA dijo...

Me encanta que me hayas visitado, veo que te gusta lo que he escrito, el amor es un tema que da mucho de sí, se pueden escribir muchas cosas sobre el amor.
Besos, gracías por tu visita, ya sabes que me gusta que me visites, y me des tu opinión.

La Gata Coqueta dijo...

Hola José maría, ya me encuentro nuevamente por esta tu casa dejando las huellas firmantes.

Lo he leído una y otra vez cada renglón es muy cortito... pero muy profundo.

En lo que dice y lo que quiere decir que son dos terminos diferentes..

El problema está en que la vida sigue, palabra gastada hasta la saciedad...

Pero el odio, el rencor y los abusos, están ahí latentes en cada momento y se volvería a repetir aunque pasen docientos años...

Y lo más triste es que empujan y te dejas cuando eres niño...

El niño crece y las olas lo llevan y lo traen a su antojo, sin tan siquiera tener contacto con el agua, para saber que se siente y lo que es y el porque tiene tonalidad o color sin ser cierto...

Cuanta tinta gastada en balde
poetas de generaciones anteriores
firmadas con el sello de la sangre.

El poeta ya no escribe
tienen la cara cubierta
la mano de adulto, amordazada
la mente lozana pero destruida
con la existencia truncada.

Otros llevan la cara descubierta y el cuerpo no, piensan por él y deciden sobre la vida de los demás.

Un saludo en compañía de un abrazo.