Les gusta mi poesía

jueves, 4 de diciembre de 2008

Basado en hechos reales

Ángel estaba considerado como un tipo serio, pero realmente serio, no porque fuera antipático, ni inconformista no nada parecido, sencillamente porque siempre que se comprometía a algo lo cumplía fielmente y él procuraba dejar constancia de que se había ajustado a lo comprometido, sin añadir ni quitar nada por su cuenta.

Tenía sentido del humor, pero no hacía gala de risas y arrancarle una sonrisa solía ser toda una tarea digna de encomio. Le gustaban las comedias y disfrutaba con ellas, pero eso se quedaba para su vida íntima y nadie se enteraba de ello.

Basándose en esa seriedad a todos les pareció normal, cuando su secretaria María Rosa, decidió pedirle un delicado favor.

María Rosa era una guapa joven de 24 abriles, que había tenido la fortuna de emparejar con un vástago de una de las más pudientes familias. Su padre era dueño de marcas textiles que se habían implantado con fuerza en el negocio de la moda. La pareja había sido protagonista de portadas del corazón durante un tiempo y se suponía que en breve lo sería de nuevo, pues estaban a punto de anunciar su próximo enlace nupcial.

Precisamente ese acontecimiento era la causa de que María Rosa necesitase el favor que se disponía a solicitar de Ángel, para ello había recabado consejo previo tanto de su novio, como de familiares y amigas, pero todos los que conocían a Ángel confirmaron que era la persona idónea para ese tipo de favores.

Así que una tarde primaveral, al terminar la jornada laboral, María Rosa se decidió a abordar a su jefe con el problema:

- Angel, perdona, ¿tendrías tiempo para atenderme con un problema particular?, si tienes prisa lo dejamos para otro día.
- Por favor, María Rosa, sabes que siempre dispongo de tiempo para ti, de esa forma te pago tu fidelidad y colaboración que me es tan necesaria.
- Gracias. Mira Ángel es que tengo un problema y he pensado en ti como posible mediador en la solución.
- Me estás intrigando, ¿Qué puedo hacer por ti?
- Tu sabes que tenemos ya preparada la boda para el próximo mes de Julio…
- Sí, ya me lo habías comentado, por supuesto pienso asistir si esa era tu duda.
- No, no se trata de eso, ya suponía que siendo como eres no me ibas a fallar. El problema es que, lógicamente queremos tener nuestro pisito preparado para entonces y nos queda poco tiempo.
- Sí, es cierto, pero sigo sin saber como te puedo ayudar en eso.
- Ahora lo verás. El piso superior al que habitan los padres de mi novio, en pleno Paseo de la Castellana, se ha puesto recientemente en venta, porque el propietario se traslada a La Moraleja. Lógicamente, mis suegros y mi novio estarían encantados de hacer se con él, y el dinero que piden, un millón de euros, no representa problemas para ellos. A mí, lo de vivir al lado de los suegros no me hacía muy feliz, pero debo reconocer que son gente encantadora y que como no tienen más hijos, me han aceptado con entusiasmo y están deseando vernos felices y tener cerca de los nietos.
- ¿pues si el dinero no es problema, cual es entonces?
- Pues que el propietario se lo vende a cualquiera menos a mi suegro, porque desde hace tiempo tienen profundas diferencias arraigadas en la política y se odian profundamente. Como él tampoco necesita con urgencia el dinero de la venta, está dispuesto a esperar a que aparezca otro comprador y de hecho ya se lo ha ofrecido a una agencia inmobiliaria de alto standing, de esas que ofrecen casas a directivos extranjeros que viene a España desplazados. Y es aquí donde hemos pensado en ti. Si mi suegro te da el dinero, tú podrías hacer la compra-venta a tu nombre, para posteriormente, pasadas unas semanas, revendérnoslas a nosotros. Lógicamente, mi suegro aceptaría que tú ganases algo en la operación, pero esos detalles ya los hablarías con él si estás de acuerdo.
- Caray, eso no me lo esperaba, ¿pero tan fuerte es la negativa de ese propietario?
- Uff, no te lo puedes imaginar. Fui yo a hablar con él, a ver si lo ablandaba y en cuanto supo lo de mi relación, me despidió de forma intempestiva.
- Bueno, María Rosa, déjame pensarlo 24 horas, mañana prometo decirte algo.

María Rosa se fue ese día a dormir tranquila, pues conociendo a Ángel sabía que al día siguiente tendría cumplida respuesta y probablemente ésta fuese favorable.
Al día siguiente y cumpliendo, como siempre, su palabra, Ángel requirió a María Rosa a su despacho para darle la prometida respuesta:

- Veamos María Rosa, he estado pensando seriamente las consecuencias de tu propuesta y, en principio, puedo aceptar a hacer de intermediario, pero antes quiero hablar con tu suegro, porque yo no quiero nada de beneficio, pero también deberéis aceptar que tampoco debería perjudicarme la operación, y como quiera que puede tener consecuencias fiscales en mi declaración de hacienda, quisiera un documento notarial en el que tu suegro reconozca que se hará cargo del posible perjuicio económico que la operación me cause y que no acierto a valorar en estos momentos, a lo mejor estoy exagerando y ni siquiera existe tal perjuicio, pero sería bueno dejar este tema atado previamente.
- Me parece correcto. Si te parece llamo a mi suegro y te concierto una cita con él
- Adelante pues, veamos si nos ponemos de acuerdo.

Ángel se reunió con el suegro, acordaron las condiciones que solicitaba y las plasmaron ante Notario. Posteriormente, Ángel visitó la inmobiliaria y se interesó por el inmueble en cuestión. Visitó el piso un par de veces, pidió y se le dio copia de las escrituras y de la nota simple del Registro de la Propiedad, donde pudo comprobar que el inmueble estaba libre de toda carga.
Por fin, a mediados de Mayo, María Rosa le entregó a Ángel un talón nominativo por un millón de euros, que Ángel iba a dejar en su cuenta bancaria durante quince días para luego efectuar la transacción con el propietario.

Y, hasta aquí llegó la seriedad de Ángel. Recibió el talón, lo ingresó en su cuenta y…nunca más se supo de él, y es que cuando uno es una persona seria, lo ha de ser para todo, incluso para las estafas.

8 comentarios:

el piano huérfano dijo...

precioso
un placer leerte
como la vida misma, esas cosas raras de la vida misma

un abrazo fuerte y gracias por tus magnificos comentarios que siempre me ayudan

REIKIJAI dijo...

...Que reverendo hijo de su buena madre… jajjajaja… genial…
(Perdón me salio del Alma)… Estafador de guantes blancos…
Conozco varios casos de estos, algunos de flia directa… Muy
Bueno… Gracias. Te dejo un Beso… Silvi.

Cornelivs dijo...

Buen relato Jose María.

"Poderoso caballero es D. Dinero", que decian los clasicos. ¿Quien resistirá a su tentación?

Me sorprende la extrema confianza de esta chica, y lo incauta que fué, sin tomar ningun tipo de precauciones.

Un abrazo.

Pedro dijo...

Ese Angel es un cabroncete de cuidado, pero me encanta como actúa el tío. Tiene estilo y mucho arte. Lo mismo hacen los especuladores pero con mucho menos arte y gracia.
Para que te fies de la gente seria.
Un saludo.

Isabel dijo...

¡ JODER QUE PUTADA!. Y como dice Cornelivs, "poderoso caballero es don dinero".
Un beso

Anita dijo...

ya lo dice la frase... ".. cuidaos de los lobos que van vestidos con pieles de cordero... ".

Equilibrista dijo...

Vaya listillo! Muy bueno el relato Jose María. El final es todo un punto. Grandes esas ironías.

David

Mar dijo...

jajajaja, muy bueno, es poco andar con los ojos bien abiertos.

Me ha encantado el relato ;)

Besitosssssssss